Quieren hundir la industria naval

Entrevistada por Punto TRES FM 105.3, la Diputada Provincial Susana González realizó un panorama de la situación de la Provincia de Buenos Aires y del Astillero Río Santiago, industria naval emblema y clave para la vida de Ensenada y alrededores.

Eran las 21.30 del miércoles 22 de agosto y en el aire de la radio Punto TRES, Susana González, diputada de Unidad Ciudadana en la Cámara Baja de la Provincia de Buenos Aires, daba un panorama de la situación económica y social.

“Estamos llegando a una situación donde la gente no puede soportar más ajuste, no puede pagar las tarifas, no puede comer. Una persona que no llega a diez mil pesos es indigente y hay un montón de empleados públicos que no alcanzan a cobrar ese dinero, un montón de jubilados”. “Realmente la situación que está atravesando la provincia de Buenos Aires está por demás tensionada”.

 

Respecto al Astillero Río Santiago, denuncia un fraude por parte de la gobernación con la clara intención de desfinanciarlo para poder cerrarlo.  “Está paralizado por una administración fraudulenta por parte de la gobernación de Buenos Aires” Esto se condice con las declaraciones de la gobernadora María Eugenia Vidal en un medio televisivo donde dijo que “El Astillero no entrega una unidad hace más de 10 años“, faltando a la verdad o desconociendo supinamente la realidad. “No está financiando los insumos – insiste González – para poder terminar con los barcos que ya están construidos“.  Y da cuenta de varios ejemplos con sus presupuestos incumplidos. Pero lo más llamativo es la compra que realizó el gobierno nacional tanto a Francia como a Israel de naves que se podrían haber fabricado en el Astillero y por la mitad de su precio.

Por último, después de la represión sufrida el día martes y la multitudinaria manifestación de ayer en apoyo a las y los trabajadores del ARS, contó qué se espera de la lucha por la dignidad: “Se ha instalado una carpa en la puerta de la gobernación y estaremos muy atentos al envío de presupuesto que harán a la cámara para el año 2019“.

 

Así las cosas, parece ser un conflicto con una organización que conoce de luchas históricas y que no está dispuesta a ceder en sus derechos ganados y que busca darle a la industria naval y metalmecánica estatal un nivel que esté a la altura de las exigencias y del trabajo argentino.