San Cayetano: Los fieles honraron al santo del pan y trabajo y pidieron salvar las dos vidas

Con el lema “San Cayetano, ayudá a la Argentina a caminar para ser un pueblo santo”, se está celebrando hoy, martes 7 de agosto, una nueva fiesta en honor al santo del pan y del trabajo. Además el arzobispo de Buenos Aires pidió que “no interrumpan la honrosa y laudable tradición de legislar para el Bien Común y a favor de una cultura de la vida, protegiendo a los más débiles e indefensos y que esperan participar de nuestra historia”.

El santuario y barrio que lleva su nombre ubicado en la calle Adolfo Alsina, recibe a  fieles desde la madrugada para honrar al santo y pedir su la protección.

En la misa que se llevo a cabo esta mañana en Liniers el cardenal Poli anunció que quienes están en el centro del camino de la iglesia, sus preferidos, “son los pequeños, los marginados, los más débiles e indefensos, los enfermos, los pobres y los necesitados”. Como hijos de Dios “no fuimos creados para la mentira y la falsedad; sino para caminar en la luz de la verdad que nos hace libres y nos deja vivir en paz”, señaló.

A propósito de esto, el arzobispo, pidió a los señores senadores que “no interrumpan la honrosa y laudable tradición de legislar para el bien común, con leyes que abran a la esperanza de nuestro pueblo, a favor de la cultura de la vida, protegiendo a los más débiles e indefensos y que esperan participar de nuestra historia”.

Ante el “serio y grave desafío”, que hoy vivimos en nuestra Nación, en el que “se juega la aventura de niños y niñas concebidos que esperan nacer en el vientre de sus madres”.

“El proyecto de ley de “interrupción voluntaria del embarazo”, pone a los indefensos y vulnerables seres humanos que se están gestando en un camino sin salida, excluidos de la legítima defensa, sin juicio ni proceso. Solo les corresponderá el deber de aceptar morir sin más. Porque sabemos que detrás de la incomprensible palabra interrupción no hay nada más”, manifestó. Y exhortó a cada cristiano a elevar “la voz de los que no pueden hablar; en defensa de las dos vidas: la de la madre y la del bebe”.

“No juzgamos a nadie”, dictaminó, “y menos a las madres que por motivos que solo ellas y Dios saben, a veces bajo presión, sin trabajo, solas, y padeciendo hasta el final la incomprensión de su entorno, optan por el aborto, que siempre será un drama”. “Para ellas los brazos de la misericordia siempre estarán abiertos para consolar, perdonar y animar a seguir caminando”.

El cardenal Poli concluyó pidiendo a la Virgen del Luján, “la que concibió sin pecado original, pero sufrió mucho por ellos, sufrió el destierro, la incomprensión y también sufrió al pie de la cruz, al ver a su hijo entregarse por nosotros. Que ella madre bendita, nos cobije, nos cuide y proteja al pueblo argentino”.