Elegimos la Memoria que Arde y Resiste

Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Como cada 24 de marzo, en Luján, la Plaza Colón y la Sociedad Italiana son lugares para la Vigilia. Y el mismo sábado, bien temprano, en la Plaza de los Derechos Humanos, la convocatoria a todas las personas de bien que quieran conmemorar con una mirada crítica del presente. 

 

Junto a la memoria que resiste, lo vital del encuentro del 24 es la lectura del documento de construcción colectiva de distintas organizaciones sociales, políticas y gremiales que hacen una mirada crítica de la situación actual con el prisma de la lucha que dejara como consecuencia los treinta mil desaparecidos, el robo de identidades, la imposición de un modelo económico y cultural oligárquico y neoliberal que aún persiste y pervive.

“Pregonar el olvido, no mirar nuestra historia tal como hace unas pocas semanas propusiera la actual vicepresidenta, es condición también para volver a implantar una economía salvajemente capitalista de corte neoliberal. Queremos denunciar entonces los enormes retrocesos en materia de derechos, de todo tipo de derechos, desde los individuales, pasando por los políticos y sociales. Es cada vez más notoria la planificada ausencia del estado en áreas claves para nuestro pueblo como son la salud y la educación, quedando en evidencia en el reciente cierre de escuelas, en la reducción de presupuesto para las universidades nacionales y el CONICET y en los despidos en hospitales públicos y distintas dependencias sanitarias. Los despidos en aumento, resultado de la nueva política económica, vuelve a generar un alto porcentaje de trabajadores desocupados, a los cuales se suman los trabajadores estatales despedidos porque nuevamente se “achica el estado”. Vaya como ejemplo los despidos en el Instituto Nacional de Tecnología Industrial que a su vez ponen de manifiesto que nuevamente se planifica ser un país exportador de materias primas y alimentos en desmedro del desarrollo industrial”.

El más del centenar de participantes vibraron con testimonios, adhesiones y el canto emocionado del himno nacional. Militantes, políticos, familias congregadas para reconocerse en una historia común que vale la pena ser vivida.

“Por todo esto estamos aquí, una vez más, nosotras y nosotros para recordar que la Memoria, la Verdad y la Justicia son victorias logradas por las Madres, las Abuelas, los Familiares y Ex Presos Políticos junto a los sectores populares, que luego de muchos años de lucha se vieron fuertemente impulsadas y sostenidas por políticas de estado durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner. Seguiremos exigiendo que estas políticas se mantengan para así continuar encontrando a los casi cuatrocientos nietos y nietas que aún desconocen su identidad, para seguir recuperando y señalizando los ex centros clandestinos de detención y para que continúen con mayor celeridad los juicios a los genocidas y sus cómplices civiles”.