Un robo que duele

Delincuentes robaron y causaron destrozos en la “Casita de la Tercera Edad”, una noticia que duele. Los detalles en esta nota. 

El sábado pasado, cerca del mediodía, el subdirector  de Tercera Edad notó que el portón de los talleres de la Casita de la Tercera Edad, ubicada en Alem 527, estaba abierto. Más tarde, se vio que esa abertura no había sido forzada, pero de inmediato se descubrió que el inmueble había sufrido un ilícito.

En primer término, se observó el aire acondicionado roto, porque él o los autores del robo intentaron sacarlo. Ya en las oficinas se descubrió la sustracción de tres computadoras, dos impresoras, los cables de las computadoras, los aparatos de wifi, todo el material deportivo, ropa que había en acopio para abuelos que la necesitan, calzados, una garrafa, un equipo de música y hasta helado que había en un freezer. “Nada fue forzado”, subrayó el subdirector de Tercera Edad, Adrián Caporales.

Ese mismo día se radicó la denuncia y se adelantó desde la Intendencia que se repondrá todo lo sustraído. “Quiero agradecer no sólo a las autoridades policiales y municipales que rápidamente se movilizaron, sino también a muchos abuelos que el lunes llegaron hasta la Casita para solidarizarse y hasta quería hacer una vaquita para ayudar a reponer las cosas. Le dijimos que no, pero el gesto fue hermoso”, dijo Caporales. “Ninguna de las actividades prevista se suspende. Haremos más de las previstas”, aseguró el subdirector de Tercera Edad.