“De la violencia de género no se sale sola, siempre hay que buscar ayuda”

Celina De Belaieff y Vanina Basso, integrantes de la Subdirección de Género de la Municipalidad de Luján, contaron su trabajo en el tema, el funcionamiento de ese espacio, su perspectiva acerca de la situación nacional y las políticas de estado que se aplican en Luján para combatir la Violencia de Género.

violencia_mujer241115

A los efectos formales, la Ley Nº 26.485 define la violencia contra las mujeres como “toda conducta, acción u omisión que de manera directa o indirecta, tanto en el ámbito público como en el privado, basada en una relación desigual de poder, afecte su vida, libertad, dignidad, integridad física, psicológica, sexual, económica o patrimonial, así como también su seguridad personal”. Esta definición alcanza a aquellas conductas o acciones “perpetradas desde el Estado o por sus agentes”. En Argentina la visibilidad de los casos de violencia de género ha crecido exponencialmente en los últimos años.  La peor situación en la que puede derivar la violencia de género es el femicidio. Durante 2015 una mujer murió víctima de la violencia de género cada 31 horas, lo cual es una estadística no sólo aberrante sino también preocupante. Según estadísticas de La Casa del Encuentro, entre 2008 y 2015, 2094 mujeres fueron asesinadas por violencia sexista en Argentina.

La subdirección de políticas de género de la Municipalidad de Luján funciona desde el año 2008 en donde comenzó como “Dirección de la Mujer “, para luego pasar a ser Subdirección de Políticas de Género, que es un equipo interdisciplinario que abordan la problemática con respecto a mujeres, mayores de 18 años, que sufren violencia por parte de sus parejas. Cuenta con un equipo compuesto  por una abogada, dos psicólogas, dos trabajadoras sociales, una administrativa y una subdirectora a cargo.

El hecho de que sólo se trate a mujeres mayores de 18 años, tiene que ver con las capacidades y los recursos que cuenta esta subdirección, que sólo atienden de lunes a viernes y que no puede brindar el servicio de 24 horas por falta de presupuesto.

Celina De Belaieff es la Subdirectora de Políticas de Género, quién asumió recientemente al cargo, mientras que Vanina Basso es la abogada del equipo de trabajo, que ya hace ocho años que se encuentra en el puesto.

directoradepoliticasdegenero
Celina De Belaief, Subdirectora de Políticas de Género del municipio de Luján

-¿Cómo definen la violencia de género?

-Basso: Es todo acto que realice una persona hacia una mujer ocasionándole un daño, tanto físico como psicológico por el solo hecho de ser mujer. Pero también existe la violencia económica, verbal, sexual, patrimonial,  mediática, simbólica, obstetricia, entre tantas  otras, que también es considerado violencia de género.

-De Belaieff: Algo que se ve en los últimos tiempos es el control a través de las redes sociales, que no puedas tener tu propia clave de Facebook o Twitter, que el hombre tenga acceso a su clave, que no te deje usar el Whatsapp o que controle tu última conexión, que controle cuáles son sus amigos, es algo que se ve mucho.

-El 3 de junio pasado se realizó una multitudinaria marcha en todo el país bajo la consigna “Ni una Menos” ¿Qué opinan ustedes sobre esta iniciativa?

-Basso: Todo lo que haga que la sociedad se manifieste para decir que es un problema mundial bienvenido sea. El año pasado el observatorio de la casa del encuentro, que es el único que maneja las estadísticas con respecto a la violencia de género, determinó que mataban a una mujer cada 30 horas. Hoy se habla de 20 horas. En Argentina la estadística de violencia es muy alta.

-De Belaieff: En Luján también se hizo la marcha, la impulsó la mesa local contra la violencia de género y junto con la marcha se presentó un petitorio al municipio  solicitando una partida presupuestaria, un refugio y que haya una subdirección de políticas de género que no había. Algunas cosas logramos conseguir, pero queda mucho por hacer.

-La violencia de género es una problemática que hace ya varios años ha tomado gran protagonismo en la agenda de la sociedad ¿Cuál creen ustedes que es el motivo de que este número se acrecentó en los últimos años?

-Basso: Se acrecentó porque se comenzó a hablar mucho más. La violencia de género existió siempre, se creía que era algo de la esfera privada, se mantenía en las cuatro paredes de la casa y cuando se empiezan a dictar las leyes y empezamos cómo a hablar sobre la violencia de género pareciera que los casos se han acrecentado. Ahora existe la posibilidad de denunciar, está en la agenda pública, está en los medios de comunicación, antes era un tabú.

-De Belaieff: Si miramos el noticiero, todos los días nos encontramos con un caso diferente de violencia de género. Desde que se posicionó en la agenda pública se comenzaron a conocer muchos más casos y comienza a tomar carácter de problema.

ni-una-menos

-¿Cómo ven el rol de los medios de comunicación frente al tema?

-Basso: En los medios nacionales vez otra perspectiva de género, utilizan otro lenguaje, el sexista y no sexista. Acá en Luján a los medios locales les falta muchísima perspectiva de género. La realidad es que la sociedad está atravesada la violencia machista, por el patriarcado, es un trabajo grande el que hay que hacer para empezar a medir las palabras que se utilizan. Hay que ser más objetivos y entender que una mujer que vive situaciones de violencia es una mujer abatida que, a veces, no tiene los recursos ni humanos ni económicos para salir de esa situación. Hay que derribar los mitos. A ninguna mujer le gusta estar las 24 horas los 365 días del año con alguien que la muele a palos.

Hace mucho nosotros utilizamos el concepto de “mujer sobreviviente” a la violencia de género y no víctima.

-De Belaieff: hace dos años se dio una capacitación para medios de comunicación locales, con perspectiva de género. Este año hubo un caso de abuso, donde uno de los medios de comunicación local deja sentado una posición de culpable a la mujer. Hay mucha manipulación de la información y vez una postura ética totalmente ausente, siempre hay algún elemento que deja en claro como que la mujer algo habrá hecho para merecer eso.

-¿Ustedes creen que en el siglo XXI todavía seguimos viviendo en una sociedad machista?

-Basso: Para nosotros los profesionales que trabajamos en esto es un desafío del día a día porque somos mujeres y se nos juega muchísimo el rol que nosotras tenemos en la sociedad. También juega nuestras emociones de poder manejar la frustración por intentar hacer todo para bajar los números y porcentajes de femicidios y cada vez suben más. Este trabajo no es para hoy, esperamos poder ver a nuestros nietos puedan ver el fruto

 -De Belaieff: Sí, y creo que vamos a vivir un siglo más así. Hay que tratar el tema desde la niñez. Ojalá en los jardines se hablara de esto, de la igualdad de posiciones, del rol de la mujer, del rol del hombre, que no hay trabajo especializado solamente para hombres. Tenemos que aprender a derribar los mitos, a dejar de enseñar a que los hombres no lloran, porque el hombre no puede lavar los platos, que los hijos solo los crían las mujeres y el hombre sólo los disfruta cuando llega de trabajar, que cambien los pañales.

-¿Qué rol cumple la comisaría de la mujer?

-De Belaieff: La comisaría de la mujer es el ente judicial que recepciona a estas mujeres que hacen la denuncia. En Luján hay oficiales especializados en la temática y saben cómo atender a la mujer que se acerca, que en muchos casos, llega en una situación de vulnerabilidad total que no sabe ni a qué va. La realidad es que faltan recursos, las comisarias no tienen hojas, impresoras, los patrulleros no tienen nafta, no tienen personal para cubrir y entonces se buscan los recursos para poder llevar adelante las tareas. Hay mucho para mejorar.

 -¿Qué mensaje le darían a una mujer que está siendo víctima de la violencia de género y no se anima a denunciarlo?

-Basso: De la violencia no se sale sola, siempre es necesario buscar ayuda y se tiene que animar a contarlo a alguien, ya sea a una trabajadora social o a una amiga porque si no es muy difícil. Debe buscar la ayuda en el sector que crea más conveniente y de ahí se van armando redes hasta que llegan hasta nosotros y de ahí determinamos cómo la podemos ayudar.

Los números de casos de femicidios que se manejan en el país son alarmantes. Al igual que el año pasado con “ni una menos”, el próximo 3 de junio se volverá a realizar una marcha en todo el país en repudio a la violencia de género, bajo la consigna “volvemos a gritar”. Es que es una problemática a la que hay que palear todos juntos, gritar y repudiar el maltrato a las mujeres y pedir justicia por las que ya no tienen voz.